Sábado, Football, Orcos y victoria

7

Sábado, Football, Orcos y victoria, cuatro palabras que ya parecen sinónimos en la RFL y se repiten fecha tras fecha; La Peste Negra en esta ocasión se encargó de Celtas con un certero 07-00, sin sobrarle nada, pero con la contundencia defensiva que suele mostrar.

Tarde de sol en el Club Fabrica de Armas, y muy gris dentro del emparrillado, otra vez pareció que las ofensivas no se hicieron presente en el campo, otra vez las estrategia de los equipos colisionaron con las defensivas rivales y otra vez el partido se definió con un solo touchdown.

La Peste Negra logró su victoria numero 15 y ese es el único dato positivo que se llevó a casa, a pesar de tener un gran conjunto de individualidades no logró todavía unir las piezas para que funcionen como un mecanismo que por lo menos plasme una idea sólida en el campo. Si hasta su juego aéreo resultó ineficiente en varios tramos del partido. Pero Orcos ganó, como de costumbre, esta vez por un descuido defensivo de Celtas que permitió a Julián Daniele recibir un pase de mas de 30 yardas de Albano Scorza en total soledad y entrar al end zone casi caminando. El especialista Gaston Part estiró la ventaja con el punto extra.

Después de eso la defensa de los Negros se encargó de cerrar el partido, sin dejar casi acercar a los de Amarillo a la zona roja. La preocupación aumenta fecha tras fecha en La Peste Negra, no logró mejorar y sus capitanes saben que en algún momento del torneo podría salirle caro, por ahora descansa en el triunfo pero es necesario ajustar tuercas si es que quiere mantener un record cada vez mas pesado.

En la otra vereda el golpeado Celtas apostó nuevamente a su nueva arma terrestre, Leandro Rios (FB), quien logró yardas importantes en el juego pero que se fue desgastando a medida que repitió la estrategia. En el juego aéreo, Gonzalo Micheletti logró guardar dos buenos pases y renovar intentos, dándole una buena opción a la estrategia amarilla. En defensiva se vio lo mejor de Celtas, pudo controlar de buena manera al mariscal rival y se plantó fuerte ante el juego terrestre de Orcos, pero en un partido así cualquier error se paga caro y una distracción terminó con las ilusiones de un equipo que todavía no encontró la victoria este año.

Dos realidades distintas con problemas muy similares, mucho trabajo por delante, y uno con la obligación imperiosa de ganar para mantener algún dejo de esperanza y otro con el deber de plasmar en la cancha lo que muestra su record de partidos ganados.

Los comentarios están cerrados.

Contacto

Galeria de Fotos