Hienas vence a Celtas en OT

8

La batalla de los más caídos se dio cita este sábado en el club Fabrica de Armas, la lluvia incesante, la pelota enjabonada, la cancha embarrada y dos equipos que se juraron la guerra por su primera victoria del año.

Los condimentos fueron solo eso, ya que el plato fuerte sin dudas fue un partido dramático hasta el final, quizás carente de táctica y técnica pero emocionante por donde se lo vea. Es que ambas franquicias se plantaron sabiendo que el único resultado que podían aceptar era el positivo, y así lo plasmaron en el campo.

El primero en sentirse protagonista fue el equipo amarillo, que decidió una estrategia de ataque periférico por tierra, casi obligado, ya que insistir por aire habría sido inmolarse con ese estado del tiempo. Tuvo buenas series pero su rival ajusto tuercas y no pasó zozobra, pese a que fue superado con varios primeros y diez.

A la hora de atacar Hienas en un comienzo trató de respetar lo que venía haciendo, un juego combinado entre pases cortos y corridas externas e internas muy bien sostenidas por la defensa Amarilla. Y llegó el primer bombazo, otra vez el Carroñero fue victima de sus equipos especiales, en una devolución de punt Augusto Scorza gracias un puñado de bloqueos y una pésima serie de tackles en campo abierto del rival le dio a su equipo la ventaja y cerró así el marcador hasta el último cuarto.

Con la cabeza renovada ambos equipos se pararon en el emparrillado en la segunda mitad con la idea de matar o morir, muchas veces siendo perjudicados por sus propios errores, debido a la ansiedad y el contexto. Hienas decidió buscar igualar definitivamente por tierra cambiando sus planes y algunos jugadores de posición, tuvo el dominio por momentos pero Celtas supo leer lo que pasaba y defendió con el cuchillo entre los dientes hasta el final.

Con varios soldados fuera por ambos bandos, los ajustes se volvieron continuos y el partido se transformó más en una lucha física que en una estratégica, las dos defensivas supieron por donde iba el rival y pusieron el cuerpo para que este no avance. El resto físico fue fundamental y en su ultima ofensiva los de Bordó se vieron mejor parados en cancha y con un Felipe Franco definitorio a la hora de acercar a su equipo a la zona roja. Con menos de dos minutos en el reloj, Hienas encontró el pequeño túnel para lograr la igualdad de la mano de la potencia de Pablo Catalá y el empuje de su línea. La patada para el punto extra fue todo un blooper debido al campo de juego y con el 06-06 el encuentro se estiró a tiempo extra.

La primera ofensiva fue para el Carroñero, que aprovechó el momento de Franco dándole la pelota hasta el final y en una jugada con el sello de la temporada anterior, con bloqueos diseñados en segunda línea, lo puso en ventaja y a un paso de la primera victoria. En el turno con la pelota de Celtas todo fue mas tenso, en la segunda jugada ofensiva una falta personal de la defensa lo puso a menos de 5 yardas de empatar y fue cuando el golpe por golpe se sintió mas duro, la música de los cascos y hombreras chocando retumbaron mas que la tormenta y todo se volvió un mano a mano digno de ver.

La estrategia o la táctica quedó a un costado, fue cosa de quien pegaba más fuerte o quien empujaba mas y en ese juego y por centímetros, Hienas se llevó una victoria casi heroica, por lo menos así se sintió, la primera, la más rica y por que no de la mejor manera. La batalla de los más caídos fue sin duda una muestra de que estos dos equipos tienen hambre de victoria y si hay que dejar el cuerpo para lograrla, así lo van a hacer. Se la llevó Hienas, pero pudo ser para cualquiera.

Los comentarios están cerrados.

Contacto

Galeria de Fotos