El Campeón más fuerte.

 

                                                                    

La semana 4 de la Rosario football league no presentó grandes novedades con respecto a lo que se venía viendo en el emparrillado del Club Fabrica de Armas, el último campeón venció a celtas por 42-00 y no dio lugar a sorpresas.

Una vez más el equipo conducido por Estefano Scorza impuso su football en el emparrillado rosarino, y no solo se destacó por blanquear a su rival como hace mas de un año viene haciendo con todos los equipos de la ciudad, sino que también parece haber encontrado fluidez en su juego ofensivo, con un buen repertorio que combinó tierra y aire y hasta encontró los momentos justos de la mano del mariscal Albano Scorza para emplearlos. Es que si algo se le pudo criticar a los de negros fue la desprolijidad ofensiva y la falta de timing  al emplear la jugadas, algo que por lo menos en estas dos primeras fechas del campeón parece haber quedado en el olvido.

El novato Emilio Toobe fue el encargado de acarrear el balón cuando la Peste decidió el juego por suelo, su buena velocidad y cambio de dirección permitió renovar seguido; y con el puesto de corredor bien ocupado, a Orcos se le abrió una opción más con Federico Protti como receptor, reforzando a los viejos conocidos Ignacio Colautti y German Nitsch. Este trío aprovechó muy bien la débil oposición que le puso la defensa de Celtas y  llegó a tierra prometida toda la tarde, 2 veces Protti, lo mismo que Nitsch y una Colautti, despertando los aplausos continuos del público rosarino.

La Peste sin dudas ha abierto una competencia interna en su ofensiva, ya que la mayoría que ocupa un lugar en ella se destaca y mucho, y como si no fuera suficiente el tridente de anotadores, Julian “Blin Blin” Daniele, novato del año 2016, se anotó también en la cuenta luego de un fenomenal misil aire manos de Albano de mas de 40 yardas.

Un partido para el olvido del diezmado Celtas, sin muchas nuevas opciones fue victima principal de sus propias ideas, el desorden reinó en su juego ofensivo y si bien vio algo de luz cuando pusieron la pelota en las manos de Leandro Rios, nunca pudo afirmarse en la cancha como para poder imponer algo de su playbook.

Un sábado que presentó una muestra mas del poderío Negro en la RFL y de la delicada situación que esta azotando a los de amarillo que sin dudas cuentan con jugadores de renombre pero que todavía no lograron colocar las fichas en su lugar.

Los comentarios están cerrados.

Contacto

Galeria de Fotos